Probamos el Bugatti Chiron: el superdeportivo de Cristiano y Benzema

Bugatti Chiron, el coche más potente y más rápido del mundo.

‘Non plus ultra’. Cuenta la leyenda que estas tres palabras fueron grabadas por Hércules en lo que hoy es el Estrecho de Gibraltar para dejar claro que ahí estaban los límites del mundo y que no había nada más allá. Como este Bugatti Chiron, sin duda el coche más potente y más rápido del mundo, más allá del cual no existe nada como lo demuestran sus prestaciones de otra galaxia: 420 km/h, 0 a 100 km/h en 2,4 segundos, además de un precio de tres millones de euros. Cristiano Ronaldo y Benzema tienen uno cada uno.

No me fue tan difícil conseguir uno de las 20 plazas destinadas a periodistas para conducir el nuevo Bugatti Chiron en Portugal como a Hércules separar las colinas Calpe y Abila (actualmente el estrecho de Gibraltar, que se pensaban ser los límites del mundo) para unir el Océano Atlántico y el Mar Mediterráneo… pero casi.

Habría sido todavía más complicado estar entre los 250 potenciales clientes invitados para probar el sustituto del Veyron (a no ser que hubiese ganado el Euro millones) que ya se comenzó a fabricar en Molsheim, la fábrica-atelier de la marca, a un ritmo aproximado de uno a cada cinco días, un tiempo de gestación más adecuado para una obra de arte que para un automóvil. Pero, al final, eso es de lo que se trata.

Recuerdo rápidamente que la marca francesa fue creada por el italiano Ettore Bugatti en 1909 y, después de algunos intentos fallidos, resucitada por el Grupo VW que la compró en 1998. En ese mismo año se reveló el primer concept, el EB118 (con motor de 18 cilindros) que habría de evolucionar para convertirse en el Veyron, primer modelo de producción (reducida) de la nueva Bugatti. Se han producido algunas variaciones del Veyron, pero no se fabricaron más de 450 unidades en total, entre 2005 y 2014.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *