El virus FIFA es la COVID

La cascada de positivos por coronavirus en los compromisos internacionales han encendido las alarmas en los clubes. El esfuerzo por respetar las protocolos salta por los aires con las selecciones.

La cascada de positivos por coronavirus entre los jugadores en sus compromisos internacionales ha generado mucho malestar en los clubes. Ya son muchas las voces que se preguntan si merece la pena ceder futbolistas a las selecciones en esta situación tan extraordinaria de pandemia. Ya que aparte de los futbolistas infectados, los clubes son los que sufren los efectos colaterales de los numerosos positivos que ha traído el parón de selecciones de este mes de noviembre. No poder contar con su jugador hasta un nuevo test negativo es un gran handicap para la entidad que paga sus servicios. Para los clubes es un desastre.

La postura de los clubes es clara. Consideran que están haciendo un esfuerzo increíble para mantener a los miembros de sus plantillas sanos dentro de las burbujas de hoteles, ciudades deportivas, etc, para que luego lleguen los viajes internacionales y esas medidas estrictas salten por los aires. Los casos de Luis Súarez, con Uruguay, que se pierde un trascendental choque liguero entre Barcelona y Atlético, o el de Salah, que será baja con el Liverpool frente al Leicester, han hecho saltar las alarmas. Ya en el parón de octubre, el positivo de Cristiano Ronaldo, que provocó que se perdiera varios partidos con la Juventus entre ellos el que le enfrentaba al Barça en Champions, generó las primeras dudas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *