Cuando el futbol se juega sobre el parqué.

Estamos muy acostumbrados a oír hablar de grandes corporaciones que cotizan en bolsa, de sus subidas y bajadas y este año más que nunca, ante escenarios históricos, se ha convertido en una cuestión más cercana como ocurriese hace años con la prima de riesgo, las preferentes o incluso las hipotecas subprime. Podemos encontrarnos en la cafetería del barrio a personas hablando de la nueva subida histórica de Tesla o de donde estará el limite del Bitcoin, pero lo que aún no conocemos tan bien, son las implicaciones que tienen los mercados de valores para el deporte y los clubes que ahí cotizan.

Este fenómeno no es precisamente novedoso, en 1983 el Tottenham en busca de medios alternativos de financiación, decide buscar como instrumentar su salida al mercado de valores y convertirse así en el primer club de fútbol en hacerlo. Este fue el pistoletazo de salida que precedería la salida a bolsa de numerosos clubes de toda Europa. En 2002 surgiría el denominado STOXX Europe Football, indice que permanecería activo hasta mediados de 2020 y que incluiría a los principales equipos de Dinamarca, Holanda, Italia, Turquía, Portugal y Francia. Entre los equipos incluidos, algunos de los nombres más destacados son la Juventus, el Borussia de Dortmund, el Ajax, el Galatasaray, la Roma, la Lazio, el Sporting de Lisboa o el Benfica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *