Sarri se aferra a Cristiano

Cristiano y Cuadrado pugnan por un balón durante el entrenamiento de la Juventus, ayer.

La Juventus debe remontar el gol en contra de la ida (21:00, Mov. LC). Depay es el encargado de liderar al Lyon de Rudi García. Dybala, duda.

«Tenemos una directiva de alto nivel que ya habrá tomado una decisión. No creo que mi futuro dependa de este partido». Sarri, en rueda de prensa, contestó así a quien le preguntó si el de esta noche, ante el Lyon, puede ser su último enfrentamiento en el banquillo bianconero (sigue el partido en directo en AS.com). Con su respuesta, en el fondo, reconoció que a pesar de haber sumado el noveno scudetto consecutivo al palmarés de la Vecchia Signora, su continuidad no está garantizada.

El fútbol bonito que la entidad esperaba con su llegada casi nunca se ha visto y los resultados más recientes no le han ayudado. En las últimas ocho jornadas de la Serie A, los bianconeri apenas sumaron ocho puntos, mostrando una fragilidad defensiva nunca vista en los últimos años. Desde 1962 un equipo no lograba ser campeón de Italia teniendo más goles encajados que partidos disputados. En este caso, fueron 43 en 38 jornadas, demasiados para un club que hizo de la solidez defensiva su gran sello. Los de Turín, además, cayeron en la Supercopa ante la Lazio y en la final de Copa con el Nápoles.